Guía de buenas prácticas sobre la Huella Digital

Dibujo EduTech concepto de ciberseguridad y huella digital

Cómo construir una huella digital en Internet

La huella digital puede definirse como el rastro que deja una persona en Internet. Desde el momento en que se da un clic o se realiza cualquier interacción se proporciona información personal. Estos datos que quedan registrados de tu comportamiento en Internet, es lo que se denomina ‘huella digital’.

En un momento de la historia donde nuestras interacciones y actividades cotidianas se encuentran mediadas  por las Tecnologías de la Comunicación e Información, es importante cuidar nuestra reputación digital.

Esta guía pretende informar sobre la huella digital brindando sugerencias para cuidarla, como también ser conscientes del rastro que dejan las actividades que realizamos en la nube, muchas veces sin saberlo o quererlo.

Comencemos…

¿Qué es la huella digital y por qué es tan importante?

La huella digital es toda la información que está en Internet sobre las acciones que realizamos en Internet. Por ejemplo, al subir una fotografía, realizar una publicación, comentar un video, dar un clic en ‘me gusta’.

Todos esos datos que se encuentran en la web y están vinculados con nuestro nombre forman parte de nuestra identidad digital. Así nuestra huella digital es una forma de información personal que se genera y comparte con terceras personas.

Pero ¡atención! no sólo incluye lo que realiza un usuario, sino que se extiende a publicaciones donde sea mencionado o etiquetado por otro, es decir donde aparezca su nombre real.

Esto se debe a que en la actualidad las diferentes aplicaciones y las redes sociales constituyen una de las mayores fuentes de información que existen.

UNICEF, en su guía sobre convivencia digital habla de tres aspectos a tener en cuenta en nuestra huella digital:


  1. Acción propia: Cuando un usuario brinda su identidad y realiza una acción en blogs, redes sociales, sitios web como medios de comunicación o foros.
  2. Acción de otros: Publicaciones en donde otro cita con el nombre real del usuario.
  3. Omisión: No realizar ninguna intervención en la web es un tipo de información, por ende constituye nuestra identidad digital.


En otras palabras se va creando una reputación digital que beneficia o perjudica si no se emplea de forma correcta.

Un ejemplo concreto radica en la búsqueda de empleo, solicitud de beca, etcétera. Aunque en la mayoría de los casos se solicita una hoja de vida o currículum, los reclutantes o empleadores pueden buscar a esa persona en Internet.

Esto ocurre mucho más de lo que se cree y sirve para obtener una mayor información sobre un candidato, referencias, actividades cotidianas, situación familiar, etcétera. Si no se toman en cuenta las configuraciones de privacidad la huella digital de un usuario se vuelve de fácil alcance.

¿Dónde radica el peligro?

En principio, se debe disociar la información pública de la información privada, si las cuentas no se ajustan a esta configuración se corre el riesgo de que se asocie un contenido privado a un ámbito público.

La trayectoria de una persona puede verse empañada, o dañada en el peor de los casos, si existe contenido fuera de contexto o perjudicial vinculado a determinado perfil. Incluso, el usuario puede quedar vinculado a actitudes pasadas que no comparte en la actualidad.

Esto lo podemos comprobar si pertenecemos a una red social hace varios años, viendo publicaciones antiguas en momentos en que nuestra vida y circunstancias eran distintas. Quizás hayamos cambiado de opiniones, ideas o criterios sobre algún tema.

Ante esto se forma un prejuicio o se arma un preconcepto sobre los datos que circulan en Internet. Esto empeora si la información es tomada como filtro y priva a la persona de presentarse de forma presencial.

Es reducido el número de personas que se preocupan por su huella digital ya sea por falta de interés o poco conocimiento sobre el tema. Veámos a continuación cómo funciona la tecnología para recopilar nuestros datos.

Para ello tenemos que hablar de las cookies, ¡que nada tiene que ver con las deliciosas galletas! Se denomina cookie a los paquetes de datos creados por navegadores o las páginas web para recopilar datos.

Repasemos:


  • Los datos se recopilan por medio de cookies
  • Las cookies envían esta información a los proveedores de servicio de Internet
  • Los proveedores recopilan las acciones de un usuario
  • Se crea un hilo conectado

Pero no hay que temer del todo a las cookies, porque a su vez, mejoran la usabilidad de Internet y ayudan a la seguridad de algunas transacciones. De hecho a partir de la Directiva Europea 2009/136/CE los gestores de web deben solicitar permiso a los visitantes para que se almacenen sus datos.

Tener en cuenta: Ser precavido a la hora de aceptar las cookies de un sitio web por el que se desee navegar.

Consejos de seguridad en dispositivos móviles

La Oficina de Seguridad del Internauta (OSI)  brinda una serie de recomendaciones a la hora de utilizar dispositivos móviles. Te mostramos 5 de las más importantes:

Dibujo de Freepik concepto de seguridad en dispositivos móviles

  1. Utilizar contraseñas seguras. Claves con  más de seis caracteres que incluyan (si se permite) una combinación de letras, números y símbolos. Tampoco utilices nombres ni fechas vinculadas a cumpleaños, etcétera, sé original. Configura el bloqueo de pantalla.
  2. Mejor datos biométricos (huella, rostro, iris) para proteger mejor la información que almacenas.
  3. Actualiza tu dispositivo de forma regular. Versiones anteriores pueden presentar vulnerabilidades.
  4. Activa sólo las aplicaciones que necesites y desde las tiendas oficiales. Ten cuidado con los datos personales que muchas veces solicitan para que puedas ingresar.
  5. Realiza una copia de seguridad para resguardar la información en caso de extravío o robo.

12 acciones efectivas para la seguridad de tus dispositivos móviles


  • Desactivar el Bluetooth cuando no esté en uso.
  • Evitar la conexión a redes públicas, sólo se debe realizar cuando es necesario y ojalá que sean para buscar información y no hacer trámites bancarios.
  • Eliminar las redes que ya no se usan.
  • No conectarse a medios externos.
  • Usar funda protectora para que tape la cámara y bloquee  el micrófono hasta la próxima vez que vuelvas a usarlo.
  • No mantener conversaciones de carácter privado cerca de dispositivos móviles sin configurar su seguridad.
  • No abrir ningún link o notificación adjunta que pueda tener  contenido malicioso.
  • Utilizar cables originales.
  • Conectarse a computadoras públicas sólo en caso de urgencias o necesidades.
  • Desactivar las funciones de localización cuando sea necesario.
  • Apagar y encender el dispositivo cada cierto tiempo.
  • Cerrar las ventanas emergentes.

Una huella digital a salvo

La huella digital nos acompañará toda la vida por eso, el primer paso es comprender la magnitud de lo que ello implica. Los centros formativos, los gobiernos y las familias son los encargados de promover la concientización y el uso responsable de Internet.

Siguiendo recomendaciones de UNICEF se debe tener en cuenta que nuestra identidad digital se asemeja a nuestra carta de presentación. Es decir, es el primer contacto que tienen personas que no conocemos.

A su vez, saber que borrar determinada información es complejo, por lo que cada vez que se publique o suba un contenido es preciso una previa evaluación. Aquí un aspecto a considerar es el debate sobre espacios públicos y privados.

Finalmente el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Argentina brinda una serie de 5 recomendaciones para gestionar la huella digital.

Estas son:

  • Revisar si las autorizaciones de los sitios para recolectar cookies son permanentes o transitorias.
  • Cuidar tu información personal configurando la privacidad de tus redes sociales.
  • Escoger el modo de navegación incógnito para que nadie pueda conocer las páginas que visitaste.
  • Eliminar los datos personales innecesarios que existen en la web a través de la configuración de alerta de Google.
  • Denunciar las páginas que expongan información personal sin tu permiso.

Una mirada positiva

La huella digital no debe ser algo que asusta, si se opta por una mirada positiva se pueden sacar grandes ventajas. Construir una buena imagen o reputación también es posible si se toman decisiones acertadas.

Una parte importante es mantener un comportamiento ético en línea, lo que significa ser respetuoso con los demás usuarios y contactos.

Gráfico de Freepik, charlas virtuales y videollamada de jóvenes

A su vez, se puede crear un perfil determinado que muestre interés por un tema. Por ejemplo, si la temática es el cuidado del medio ambiente, la participación en foros o blog puede generar redes de contacto y también mostrar la pasión que se tiene por el asunto en cuestión.

Pensar en los deseos del futuro, si sé desea seguir una profesión hacerse preguntas cómo ¿qué pensarán de mí si vieran mi perfil? Lo que resulta alentador si se buscan oportunidades o crear una reputación desde temprana edad.

Finalmente, la huella digital es un tema que invita a la reflexión y al debate. No hay que dudar en pedir a familiares o amigos no publicar contenido de otros sin consentimiento. Todos deben ser responsables con la información que circula en la web.

Hacia una ciudadanía digital

Ser un ciudadano digital implica conocer nuestros derechos y obligaciones en el espacio digital. Se trata de un concepto en permanente construcción e implica las actitudes y actividades que se practican en línea.

UNICEF define el concepto como un conjunto de competencias que habilita a los ciudadanos a  “acceder, recuperar, comprender, evaluar y utilizar, para crear” . Pero a su vez, a compartir esta información y contenidos de forma crítica, ética y eficaz con el objetivo de comprometerse en actividades personales, profesionales y sociales.

Los tiempos actuales obligaron a repensar el concepto de ciudadanía, al ser la web un espacio en donde se realizan muchas de nuestras acciones cotidianas. Aunque en principio existía una fuerte distinción entre lo virtual y lo real, hoy en día la vida está atravesada por las TIC.

De aquí que se aún se estén desarrollando y debatiendo cuestiones intrínsecas a la red. Aunque no esté todo dicho hay algo que queda claro: hay que convivir en la red y el mejor modo es el respeto, la tolerancia y ética.

Esta es la principal razón de una educación que contemple competencias y habilidades digitales. Los perfiles de los nuevos sujetos deben poder ser conscientes de los grandes beneficios de Internet, como sus desventajas y riesgos.

Interiorizar conceptos como huella digital es la antesala de una responsabilidad mayor como ciudadanos. Ocurre muchas veces que detrás de la web se ocultan actitudes dañinas, o se consienten actitudes perjudiciales al considerar Internet como un espacio sin reglas.

Comprender en su totalidad la ciudadanía digital es reconocer que nuestras acciones online hablan de nosotros. Nuestros valores se ven reflejados en lo real y en lo virtual, y todo ello refleja un tipo de convivencia social y digital.

Conclusiones

La huella digital es un tema relevante para el usuario porque afecta de manera directa su privacidad y seguridad. Es, como se dijo con anterioridad, el registro de nuestras actividades en la web.

Dibujo de mano realizando por Freepik sobre diferentes interacciones en la web

Cuidarla es priorizar la identidad que se forja en el mundo digital. Para ello se debe reflexionar sobre los espacios públicos y privados, sobre la empatía con los demás y finalmente nuestros datos personales.

Contribuir a prácticas más saludables en la red es vital para garantizar su uso correcto, respetuoso maximizando las dinámicas y ventajas que ofrece sin perjuicio de los demás. El primer paso es conocer nuestro vínculo con Internet y la identidad que allí forjamos.

Compartí en las redes

Florencia García

Jun 1, 2022

Recibir información gratuita sobre las soluciones que ofrece EduTech

Entrar

Contactar

¿Necesitas más información? Contáctanos por el siguiente formulario para responder tus consultas.